10 de Septiembre de 2014

¡EDITORIAL! La credibilidad en crisis

Ya en Verdades y Rumores hemos alertado sobre la crisis a nivel general que vivimos en Venezuela. Hoy podemos afirmar que la crisis también la tenemos a nivel de la credibilidad de las instituciones y de los hombres y mujeres que conducen a dichas instituciones. Es un problema complejo y de difícil solución.

Lo peor del caso, es que esta crisis de credibilidad ha sido generada por las mismas instituciones y quienes temporalmente las conducen. La mentira se convirtió en parte importante del discurso en el país y siempre la mentira trae nefastas consecuencias para la credibilidad y la confianza.

Comencemos con la oposición. La MUD, como la principal coalición de partidos no chavistas, enfrenta sus peores momentos de cara al ciudadano disidente en Venezuela. Muchos no le perdonan a la MUD, a los partidos que la integran y a sus líderes su reacción ante las protestas que se vivieron en el país a partir del 12 de febrero de este año.

La MUD se paralizó y perdió su capacidad de reacción, si es que la tuvo en algún momento, en esos difíciles días en los cuales el pueblo que protestó esperaba y aspiraba el acompañamiento de los liderazgos partidistas opositores. Y eso ocasionó severos daños en la credibilidad de la MUD, porque gran parte de los venezolanos disidentes vieron en aquellas protestas la última gran oportunidad de salir de la larga pesadilla.

A partir de ahí la MUD acentuó su grave crisis y de los componentes de esa crisis, el más difícil de recuperar es la credibilidad que viene siendo el más complicado de construir, pero al mismo tiempo el más fácil de perder. En política sin credibilidad es poco, muy poco lo que se puede lograr.

La unidad no será tan difícil de alcanzar, aunque las evidencias y las rebatiñas pudieran decir lo contrario, porque prevalecerá el sentido de “sobrevivir” políticamente. Pero será muy difícil recuperar la confianza porque el ciudadano está más ocupado de sobrevivir en su vida diaria y el optimismo escasea al mismo nivel de la esperanza.

Ahora vamos con el gobierno “revolucionario”. Este acumula 15 años de esfuerzo denodado por dinamitar la credibilidad de las instituciones en Venezuela. Muchos creen que lo han hecho como parte del plan originario de hacer eterna a la revolución. Otros estiman que es el resultado de su misma incapacidad.

Si lo hacen a propósito es un juego muy riesgoso, porque una vez acaban con la credibilidad de las viejas instituciones, las nuevas seguirán con el mismo proceso de deterioro sobre todo con una gestión gubernamental que ha sido incapaz de darle calidad de vida, paz y tranquilidad al ciudadano.

Pensemos ahora en la segunda hipótesis que indica que producto de su enorme torpeza ejerciendo el gobierno, son corresponsables de la crisis de credibilidad de las instituciones. Esa es más grave aún para ellos y para un país que no cree en lo que dicen, anuncian o proponen.

Muchos son los hechos que nos permiten afirmar que el gobierno carece de credibilidad ¿Evidencias? En términos muy generales cuando el gobierno dice que todo está bien y que están preparados para enfrentar equis problema, es cuando la mayor parte de los venezolanos piensan lo contrario y se preparan para lo peor.

Hay un ejemplo reciente y muy grave. Maduro estuvo más de dos meses anunciando un “Sacudón” del Estado. Vendieron el supuesto sismo como un conjunto de decisiones que permitirían abonar el camino para salir de la crisis. En la primera ocasión en la que se anunció que Maduro ese día ejecutaría el “Sacudón”, el Presidente se limitó a felicitar a la primera combatiente por el aniversario de su matrimonio.

Y cuando de verdad anunció el “Sacudón”, este no pasó de ser un pequeño “empujoncito” con el cual movió las piezas más estratégicas de su gabinete. No hubo decisiones, no hubo medidas y mucho menos un cambio de rumbo en el desastre actual. Si mañana Maduro anuncia otro “Sacudón” ¿Usted le creerá?

La mayor parte de los venezolanos no creen en los liderazgos políticos actuales y mucho menos en las instituciones. Se siente desvalido, desprotegido y acosado. A la crisis que vive el país, tenemos que agregar la ausencia de credibilidad y confianza.

Y eso es algo muy peligroso en los convulsivos tiempos por venir, ya que éstos requerirán de líderes que encaucen el malestar popular, pero esos líderes necesitarán credibilidad.

 

@VerdadesRumores

 

Tags: , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis