19 de Abril de 2017

¡CONFLICTO! ¿Qué esperar del 19 de abril de 2017?

Esa pregunta ronda la mente de miles y miles de venezolanos, sin importar su tendencia ideológica, que visualizan con mucho interés lo que puede ocurrir este miércoles. Un día que dependiendo de los acontecimientos que rodeen la concentración de la oposición, puede definir el rumbo que tomará el conflicto venezolano.

Hay diversas interpretaciones sobre el desenlace o los desenlaces que pueden ocurrir este día. Algunos estiman que se pueden reeditar los sucesos del 11 de abril de 2002 y no estamos sólo hablando de seguidores del oficialismo que han sido convencidos por la propaganda oficial.

Otros consideran que puede ocurrir una gran tragedia y que todo comience con alguna chispa que encienda la pradera, que bien puede ser la represión de los cuerpos de seguridad o el llamado a marchar a un sitio que pueda estar vedado a la disidencia.

Los más pesimistas piensan que no ocurrirá nada. Que todo terminará como siempre concluyen este tipo de manifestaciones de la MUD: con un manifiesto de las próximas actividades a realizar, una bailanta en la autopista y la enorme decepción de los asistentes.

Lo importante es que la disidencia vea en su real dimensión lo que puede ocurrir este 19 de abril. No es el final del Gobierno, ni tampoco la aniquilación de la oposición. Puede ser el inicio de algo grande, muy grande que termine de actuar como revulsivo y que se den pasos reales e importantes hacia el cambio.

Escenario #1: avance democrático

Como se puede prever tomando en cuenta la emocionalidad que está en la calle, la manifestación convocada por la Mesa de la Unidad Democrática puede convertirse realmente en la “madre de todas las marchas” y que la concentración de personas iguale o supere lo vivido el 1ro de septiembre de 2016.

En este escenario esa enorme manifestación de personas sería una señal clara y contundente de dónde está la mayoría en Venezuela y que ese sector mayoritario exige cambio por las vías constitucionales y pide el cronograma electoral que permita a los venezolanos votar.

La contundencia de esta manifestación puede elevar la presión nacional e internacional contra el Gobierno, con el fin que éste ceda y acepte las exigencias que le han hecho: elecciones, restitución del orden constitucional, respeto institucional a la Asamblea Nacional, liberación de los presos políticos y la ayuda humanitaria en materia de alimentos y medicinas.

Pero además la MUD puede aprovechar la emoción desbordada para anunciar los próximos pasos e iniciar una especie de rebelión civil. Ya se discute si anunciarán un paro cívico nacional o un trancazo también en todo el país. Lo interesante aquí es medir hasta qué punto los líderes opositores podrán construir un discurso que haga entender que la lucha es larga y que apenas retoma un importante oxígeno, porque comenzó hace varios meses.

Escenario #2: la decepción

Tomando en cuenta que un amplio sector de la disidencia considera a la marcha del 19 de abril como un “todo o nada” que puede provocar el cambio que anhela la mayoría, podemos entender que si no se produce esa ruptura del status quo y se inicia una transición, seguramente vendrá la decepción y las acusaciones contra los líderes de la MUD.

Hay sectores que creen que este miércoles será la madre de todas las batallas para derrocar al régimen y tomar por asalto el poder. Incluso hay quienes creen que mañana deben marchar hacia el Palacio de Miraflores para cercar a Maduro y obligarlo a renunciar.

En este escenario debe haber diferentes reacciones si todo se queda en una actividad cívica, pacífica y constitucional. Algunos acusarán a la oposición de “colaboracionistas” y de estar acordados con el Gobierno. Otros sentirán que de nuevo fueron engañados por la MUD. Y por supuesto surgirá la común acusación que la disidencia partidista no tiene bolas.

Para evitar que esto ocurra la población debe entender sin pasiones, pero si con mucha racionalidad que la marcha de 19 de abril puede ser el inicio del largo final del régimen. Muchas veces lo hemos dicho en Verdades y Rumores: este es un conflicto complicado que necesita de soluciones complicadas

Ah y tampoco hay salidas mágicas, por lo menos “por ahora”.

Escenario #3: represión y violencia

Uno de los peligros que rondan la manifestación de la oposición es el interés de los grupos radicales del régimen de reprimir, con todos los recursos legales e ilegales que tienen disponibles, para evitar que la disidencia muestre su músculo popular y les deje en minusvalía ante la opinión pública nacional e internacional.

Recordemos que el Gobierno ha venido escalando en su discurso agresivo y en la represión. En ese ámbito se incluye la alocución dominical del presidente Nicolás Maduro en la cual anunció la militarización de las calles del país, aunque eso aún en la práctica no ocurre.

Ahí el primer mandatario mantuvo un discurso agresivo. Se le notaba molesto. Se veía preocupado. Era una extraña mezcla que buscaba reforzar la “bóveda del miedo” en la población. La idea era convencer a muchos de la inconveniencia de participar en la marcha.

En sentido hay que agregar el verbo conflictivo y militarista que usó el jefe del Estado en el acto con las milicias. Eso tiene una simbología que trata de transmitir poder, seguridad, cohesión, control, violencia y represión. Buscaron vender la idea de un Presidente con pleno manejo del país.

Eso sin olvidar los mensajes enviados por otros “ultras” con amenazas a los líderes opositores.

En cuanto a la represión ya es harto conocido el uso excesivo de la fuerza a través de los cuerpos de seguridad, pero más preocupante aún es la utilización de los colectivos armados que salen a atacar a la población con armas de fuego y sin ningún respeto por los derechos humanos.

Escenario #4: lo impredecible

Ante el volumen de la manifestación de este 19/04, muchos recuerdan lo ocurrido el 11 de abril de 2002 cuando se produjo lo que para algunos es un Golpe de Estado, para muchos fue un vacío de poder y para otros fueron episodios confusos que en algún momento de la historia se podrán aclarar.

Si el sector radical del Gobierno es desbordado por el tamaño de la manifestación y ordena la aplicación de algo similar al “Plan Ávila” ¿O se llama ahora “Plan Zamora”?, pudieran generarse situaciones difíciles de manejar porque en la Fuerza Armada no hay plena cohesión en relación con tomar el camino de la violencia para defender a Maduro y el régimen.

En esos momentos es que cuando pueden aflorar dos cosas: primero la negativa a asumir conductas que lesionen los derechos humanos y que luego los responsables puedan ser juzgados. Y segundo, que ante el dilema de usar la violencia para contener al pueblo en la calle, aflore el malestar que existe entre los militares que también están sobreviviendo con la crisis.

Por eso en el escenario de una brutal represión, podría aparecer la desobediencia selectiva o masiva de integrantes de las FAN. Y es ahí cuando pueden desatarse los demonios y de pronto, muy de pronto, ocurran sucesos que ya hemos vivido en el país. Es posible que ocurra un déjà vu.

¿Qué puede ocurrir?

Esperemos los acontecimientos. Esto es un simple ejercicio hipotético.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis