10 de Mayo de 2018

ASUNTO ECONÓMICO|Sustituyendo concepciones

Tiempo atrás se trataba superficialmente lo concerniente a la modificación de paradigmas con las consecuencias que eso acarrea a la sociedad, en esta oportunidad vamos a realizar un análisis desde el punto de vista económico esperando que sirva como sustento a sucesivas decisiones de tipo político.

En economía se deben manejar conceptos básicos que por su generalidad pueden ser utilizados para discernir eventos sociales desde cualquier punto de vista indistintamente de la ideología que sustente tales posturas, tal es el caso de lo que se entiende como bienes sustitutos y bienes complementarios que serán precisamente la guía de lo que a continuación se tratará.

Las sociedades definen sus estándares o revelan sus preferencias mediante sus decisiones de consumo, por lo que se puede hacer cierta analogía a lo que ocurre en la misma sociedad pero en el marco político; igualmente es importante destacar lo importante de la educación, ya que la misma en si es por naturaleza ideologizante y por lo tanto define el rumbo de las generaciones futuras.

Los bienes conocidos como sustitutos son aquellos que pueden actuar (en circunstancias atípicas) en el lugar de aquellos que se consideran primarios. Es en este punto donde la educación como medio ideologizante es “utilizada” para cambiar aquellos parámetros según los cuales se define el comportamiento social, teniendo como claro ejemplo el caso venezolano pues hasta hace dos décadas se creía al capitalismo como el sistema político y económico ideal, el mismo definía estrategias, políticas, normativas y todo un conjunto de acciones destinadas (al menos teóricamente) a la satisfacción de la mayoría de necesidades existentes en la sociedad; posteriormente utilizando medios de comunicación, información y el contacto directo, se fue dando esa estrategia de tipo educativa en la cual se fue vendiendo el modelo socialista que hasta ese punto representaba una especie de bien sustituto como algo que prometía acabar con las imperfecciones del sistema dominante, hasta el punto de ir formando una generación se personas para las cuales dicho sistema es lo único conocido y hasta insustituible, ocasionando por esto una especie de choque cultural entre estos últimos y aquellos que conciben al capitalismo como un bien de primera necesidad.

Ahora bien, existen los denominados bienes complementarios cuya importancia radica en ser un apoyo de otros bienes los que dadas ciertas condiciones necesitar ser apoyados por los primarios, y es precisamente en este orden de ideas que se concibe la interrelación entre el sistema político – económico dominante y la sociedad, ya que para los representantes de ese sistema político la sociedad constituye un bien complementario dado el “uso” que se le puede dar, y en esas condiciones atípicas, como por ejemplo los procesos electorales, los representantes gubernamentales mágicamente se convierten en un complemento de la sociedad, aunque claro está, no por mucho tiempo.

Finalmente estimado lector y ante los venideros comicios de carácter nacional, queda de su parte elegir (por acción u omisión) el sistema en el cual desee interactuar y por otro lado permitirse ser utilizado como un bien complementario o no.

 

Aníbal Araque|@econ_araque|Economista|Perito|Asesor

economia-integral@hotmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis