9 de Noviembre de 2017

ASUNTO ECONÓMICO|Con el agua al cuello

La expresión que titula el presenta artículo refleja un estado desesperado de gran angustia o un sentir de opresión y asfixia cuyo origen puede ser financiero, presupuestario, espiritual o de cualquier otro motivo.

Lo anterior sirve perfectamente para contextualizar una realidad que en el caso venezolano se venía alertando desde aproximadamente una década atrás, pues con preocupación se observaba como Venezuela adquiría grandes compromisos financieros con distintos países no solo en forma de préstamo sino también en forma de ayudas y convenios de cooperación, los cuales peligrosamente debían ser honrados en una período de tiempo bastante reducido; situación que tiene como agravante el depender de una actividad con ingresos tan fluctuantes como los recibidos por la explotación de la actividad petrolera dados los factores políticos, sociales y tecnológicos que determinan los precios del crudo y sus derivados; es decir, Venezuela como país adquirió importantes compromisos financieros a ser cancelados en un periodo de tiempo determinado, en base a ingresos monetarios inciertos tanto por factores internos como externos.

¿Parece descabellado? Pues trate de responder la siguiente pregunta ¿Compraría todos los electrodomésticos para su hogar, sin tener seguridad de que le será renovado un contrato de trabajo?

Ahora bien, en el ámbito macro y tal como se ha expresado en anteriores oportunidades toda política económica inevitablemente tiene implicaciones directas en el bienestar social, lamentablemente los períodos de tiempo en los cuales se reflejan las mismas frecuentemente ocurre con bastante rezago por lo cual no siempre se ven al instante, sino en muchos casos (como el venezolano) con años, quinquenios o incluso décadas de diferencia.

Al tratar de explicar esto podemos mencionar aspectos como que la inflación para el año 2017 que según la fuente consultada y el mes donde se halla proyectado, se puede ubicar entre 650 % y 1300 % (diferencia que para muchos parece irrelevante dada la profunda crisis que se experimenta); de igual manera conviene considerar con especial cuidado lo concerniente a la deuda externa pues son esos compromisos que curiosamente el ciudadano de a pie no adquiere pero que si los cancela de manera directa o indirecta ¿Cómo? Pues cuando por ejemplo no se puede acceder a medicamentos o alimentos debido a que las divisas deben ser utilizadas para cancelar dicha deuda, entonces esta “pagando” las consecuencias de esa deuda.

En torno a la deuda externa en términos nominales, Venezuela ocupaba para Agosto del 2017 el segundo lugar de América Latina con un estimado de 132.000 millones de Dólares Americanos, solo superado por México con unos 180.000 millones, sin embargo (y he aquí el detalle) este último posee una población proyectada de 123 millones de habitantes para dicho año lo que origina una deuda externa per-cápita de unos 1.463 Dólares Americanos, mientras que en Venezuela la misma cifra equivale a unos 4.200 Dólares Americanos por cada habitante.

Para contrastar lo concerniente al caso venezolano, primero trataremos de considerar lo siguiente ¿A cuál tasa de cambio se debe calcular la deuda? Si es a la tasa Oficial para compras del Estado y bienes de interés pudiesen ser unos Bs. 42.000, de considerarse la tasa DICOM es difícil determinar el monto debido a las complicaciones y regulaciones existentes, mientras que si consideramos otros cálculos “endógenos” cobra fuerza la expresión “el cielo es el límite.”

Como probablemente esto último pueda originar diferencias, conviene entonces encontrar algunos ejemplos que no sean susceptibles a dicha discusión entre los cuales podríamos mencionar que la deuda per-cápita equivale a unos 10 meses de seguro médico personal en EE.UU.; 4 meses de alimentación buena, nutritiva y balanceada para una familia de 4 personas o 5 teléfonos de alta gama.

Por todo lo anteriormente expuesto estimado lector cada vez que no consiga alimentos, medicinas, cada vez que se le dificulte adquirir bienes de consumo necesarios para su desarrollo personal, o cuando no pueda adquirir lo que usted quiera sino “lo que encuentre”; simplemente recuerde el origen de tales circunstancias y en base a eso decida su futuro y como puede hacer para mejorar tal situación.

 

Aníbal Araque|@econ_araque|Economista|Perito|Asesor

economia-integral@hotmail.com

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis