24 de Febrero de 2018

ANTONIO RIVERA|Maduro y Cabello ¿Aliados o enemigos?

Desde el momento en que el Sr Chávez trajo desde Cuba (se supone luego de discutirlo con los Castro) la decisión de nombrar sucesor al ya madurado para el cargo luego de su adoctrinamiento y pasantía burocrática, recayó sobre Nicolás Maduro estando a su lado el otro pupilo no ya de los revolucionarios sino del militarismo (del fascismo rojo, pues) como lo es Diosdado Cabello quien representa el radicalismo dictatorial, la anti tesis de los Derechos Humanos y de cualquier otro Derecho.

Ambos por razones circunstanciales  entrarían desde ese momento en un estado de equilibrio perverso desde donde ambos ponen pesos y contra pesos para ganar espacios. A veces la fuerza de uno pareciera ser suficiente como para marginar al otro pero hay poderes  de parte y parte suficientes  para la permanencia de esta pugna que por ser vital para la dictadura  y libertad (manos libres) de la burocracia se ajusta automáticamente ante el peligro de la defenestración total  del sistema.

A la larga sin embargo uno u otro debe ceder sus posiciones para la uniformidad del “proceso” y su coherencia para tomar el camino del socialismo (a la cubana) y consolidar sus estructuras  en armonía con este país que le sirve de madre patria. Como se sabe el Teniente Cabello no aparece en foto alguna al lado de Fidel o Raúl lo cual lo hace minusvalo y cuenta en esta carrera  burocrática  tal cual como ocurre con otros líderes incluido el Ministro de Defensa.

El diálogo en República  Dominicana ha sido una prueba clara  de estas condiciones  cuando desde los inicios  del teatro el contrapeso Cabello advirtió: “No vamos a cambiar el CNE” Más claro ni el canto de un gallo en la madrugada. Asi era deducible la intransigencia del militarismo y la guerra contra la oposición. No aceptaron nada.

Hoy día el mismo personaje complacido en sus posiciones “radicales” exige la eliminación de la Asamblea Nacional ya que según él no se puede aceptar una disidencia legislativa ante el poder omnipotente de la “elite” del burocratismo-militar lo cual los puede favorecer a la hora  de un cambio preparada la escena necesaria cuando el “raspado” sería el propio Maduro.

Esta estrategia podría ser analizada  en un futuro conflictivo y de lucha armada donde todo esto sea una guerra sin máscaras donde los civiles serían barridos de la vida política nacional. Es como decir que, Maduro (cachicamo) trabajando para militares (lapas). La dinámica de este movimiento es indetenible no solo por su fuerza armada sino por la obligación defensiva dada las acusaciones de narcotraficantes desde organismos internacionales hacia jefes militares y es bueno recordar que en esos casos de tráfico la Isla de Cuba al final colabora y evita confrontaciones.

Por lo pronto el “madurismo”, sin pena, ni gloria; está atado a la dependencia de este “grupo” el cual llegado el momento lo apartará de ser necesario para  actuar en forma independiente. Otro factor en esta guerra de posesiones y posiciones, es el nacionalismo, ya que Cabello aparenta una lejanía de los símbolos y doctrinas marxistas (a la cubana) pero el factor externo  internacional lo obliga a callar pues la infraestructura diplomática y los servicios de espionajes de la isla son aliados defensivos de la dictadura.

En general, unas veces aliados, otras enemigos, la estabilidad del régimen se reparte entre ellos razón por la cual la oposición debe trabajar estas contradicciones para producir antagonismos a corto plazo.

 

Economista|guaripeterojo@outlook.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis