1 de Abril de 2018

ANTONIO RIVERA|El Marxismo como sociolocología en el siglo XXI

Desde los textos más elementales de Marx o Engels no se percibe para nada la conjugación  del “Socialismo del Siglo XXI” con los planeamientos críticos  a la Economía Política Burguesa  y contimenos al sistema incipiente de lo que fuera la Revolución Industrial como insurgencia burguesa contra el feudalismo para convertirse en nuevo amanecer capitalista convertido en el elemento más dinámico para la transformación y el avance social  aunque pleno de injusticias, explotación y errores que se convirtieron en punto de apoyo para buscar los padres del socialismo científico un asidero para su transformación en mejor vida para los trabajadores.

Cuando observamos un grupo de militares convertidos  en “vanguardia socialista obrera” los cuales el martillo que más conocen no es el que acompaña la hoz en la bandera del Comunismo Internacional sino es el que aplican en aduanas, aeropuertos, alcabalas y afines;  dedicados a seguir el camino del socialismo, sin conocer su esencia, en una suerte de resentimientos más bien apegados a un despecho rocolero que a las experiencias  propias del trabajo productivo  entendemos toda esta maligna contradicción  donde la Nación y los trabajadores han sido sacrificados dada la crasa ignorancia de sus salvadores que en tiempo de bonanza destrozaron los ahorros y la inversión para convertir el Capital necesario en corrupción y lucro personal para darle fuerzas y vigor al Modelo Corrupto Petrolero pensando en la eternidad  de las bondades divinas poseídas por haberse adueñado de las riquezas petroleras  como pozo de la dicha donde se pueden zambullir y lograr con poco esfuerzo los dólares necesarios para alimentar el aparato circulatorio para dinamizar la Economía Nacional. O pensar por el contrario que el socialismo era simplemente  quitarle y/o robarle la ganancia al propietario porque ser rico era malo fue y es una torpeza propia de tarados más cuando no solo se elimina al productor  y sin sustituto se asume  que un cuartelario puede asumir la dirección de empresas porque con la fuerza armada se pueden obtener resultados. Esto no se ajusta a ningún esquema racional cuando ese Productor no se enmarca en conspiraciones o sabotajes  al tal proceso involutivo porque como se sabe el socialismo en su letra no es destrucción de la vida y sus avances. El culto a la vagancia es más bien lo que predican los que confundidos entre “la generosidad” en el reparto de los Fondos Públicos  bajo el lema de “él que reparte y reparte le queda la mejor parte” y sus necesidades personales se dedicaron al uso y abuso de los dólares petroleros como tarea revolucionaria para hacer  el papel de tontos inútiles al fin de la jornada cuando el saldo no  refleja cuentas (claras) sino cuentos (de cuartel).

La verdad es que el socialismo tiene que ser marxista porque allí esta expresada su esencia y al analizar los pasos torcidos de este mal llamado socialismo del siglo XXI no encontramos de dónde agarrarnos para establecer un juicio para la calificación de este tormentoso momento en el cual todos los valores humanos  y la propia existencia doctrinaria del mismo han sido desechados y botados al cesto de la basura cuando en veinte años han descapitalizado el País para llevar al trabajador a la miseria, a la clase media al desespero, a la juventud a huir del territorio, a los enfermos a morir de mengua, a los patriotas a obedecer al extranjero, a someterse a un Tirano ni siquiera nacido en el país, a destruir la moneda y pare usted de contar  daños que llevan al pueblo hacia el sacrificio en aras de un mañana donde la clase dominante conformada por una “burrochorocracia” donde ellos no morirán de pobreza material ya que son los beneficiados por esta situación que les permite apropiarse de la plusvalía emotiva de subsistencia de los más pobres que les permite sostenerse en el Poder.

Este funcionamiento económico actual  evitable por lo demás  no tiene nada de revolucionario y mucho de involucionista  cuando el dinero ya no tiene solo valor de cambio sino que por su posesión hay que pagar un “sobre precio” y así igualmente las ventajas de la tecnología como son el uso del pago electrónico  ahora también se sobre precian para configurarse un costo adicional y transformar en mercancía la transacción en sí misma. Hay que recortarles a estos “sociolocos” que la lucha del socialismo por siglos fue y será para que los trabajadores vivieran mejor y con derechos de tal forma que la abundancia  se distribuyera de acuerdo a sus necesidades y producto. Aquí ocurre todo lo contrario.

La farsa es tal que todo lo llevan a las consecuencias sin planearse causas como una manera de llevar al factor externo-ajeno a su conducta irracional-todo el peso de cuanto acontece en un afán de escurrir el bulto y darle un poco de “guerra” a sus actividades  olvidando su “guerra de guerrillas” contra los sueldos y salarios de los trabajadores  por efecto del poco Poder Real del mismo. En este trajinar díscolo cuando se  muelen las bases del mal llamado socialismo lo más parecido a cuanto ocurre es un pre-capitalismo mercantil cuando fue durante ese pasaje histórico cuando se inició con mayor fuerza la lucha por el esquema teórico utópico para la defensa del trabajo. A estos socialistas hay que decirles desde el sindicato: ¡No me defiendas compadre!

 

Economista|guaripeterojo@outlook.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis