ANA MARÍA OSORIO|Entre la ceguera del gobierno y la miopía de la oposición | Verdades y Rumores | Diario Digital
27 de Mayo de 2017

ANA MARÍA OSORIO|Entre la ceguera del gobierno y la miopía de la oposición

Manifestaciones de calle, acciones violentas, destrozos a bienes públicos y privados, saqueos, sangre, represión, amenazas, heridos, muerte y miseria forman un escenario que hace tambalear el tablero político nacional. Surge de allí una estrategia política del gobierno, que mueve sus torres para resguardar al Rey cegándolo en las acciones; mientras la oposición un tanto miope mueve solo peones para provocar el jaque.

Están claras las estrategias, unas acorazadas y otras acobardadas. Por una parte voceros embestidos en la única voz de la verdad que a través del uso de la “teoría de los dos pasos” reinterpretan los hechos y generan una nueva idea para instaurarla en la opinión pública; denuncian con la inconsistencia lógica de un discurso violento, agresor, vengativo y lleno de odios situaciones presentadas, porque ahora están del otro lado de la barrera, son ellos quienes reciben hoy lo profesado para sus adversarios en otrora; y que sus palabras se convierten en el castigo de su propia gente; aquella que empoderaron para personificar el poder y la idolatría.

Mientras los otros, varían discursos, se dividen y critican entre sí, unos más radicales y obtusos que resaltan de los inmutados. Como salidos de un encierro sin rumbo, sin luz y sin siquiera un camino claro, es la lectura de los discursos de voceros que empiezan a notarse en crisis; sin pensar en las consecuencias que sus palabras pueden generar, al despertar un pueblo que padece y agoniza la miseria, el dolor así como la frustración.

Ambos sectores generan la crispación social. Discursos que deben ser revisados si en realidad se espera dar salida a la crisis despiadada que inunda a Venezuela. El pueblo pide corregir, quiere un cambio, así se revela en las diversas encuestas nacionales (que pocas veces coinciden, pero que hoy ubican entre el 72 y 78% el descontento y rechazo al gobierno nacional); y para ello, se requiere que surja un liderazgo único que encamine las acciones a seguir, ese personaje que sea el impulsor de las masas de manera sensata y coherente para direccionar las acciones hacia el logro de los objetivos. ¿Negociar?, ¿Dialogar?, ¿Manifestar?, ¿Protestar? Tal como el proceso de arbitraje, en política se necesita que los actores involucrados estén dispuestos a ceder, a cambiar y a negociar, pero en el caso particular de Venezuela la polarización ha generado un proceso de radicalización extrema en la que no solo los máximos representantes de los sectores imponen sus perspectivas, sino que el pueblo (indistintamente del sector que favorezca) no está dispuesto a dar treguas; se impone frente a los discursos y quiere hechos tangibles.

La crisis e incluso este entorno es consecuencia de una estrategia comunicacional radical, agresiva, de enfrentamiento y poder irrisorio que subestimó al silente a lo largo del tiempo, y que al fracasar en su modelo (no en palabras), revierte lo que generó para sí mismo. Lo recomendable ahora es bajar el tono del discurso, abrir puentes, pues de ello dependerá el futuro de los sectores en pugna, el costo político que conlleva la situación que se vive en el país es demasiado alto. Recuerden la estrategia puede hacer que el camino se acorte o se alargue. Ojalá y del propio corazón del pueblo surja un nuevo modelo de cognición política y social que geste el cambio y sea el catalizador que impulse la transformación hacia la Venezuela “prometida”.

 

@osorioanamaria|osoriooanamaria@gmail.com|@marketingpolitico.amo

Periodista|Análisis del discurso|Marketing político|Locutora

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis