14 de Octubre de 2016

ALFONSO HERNÁNDEZ|“Ser uno mismo”

Los seres humanos nos diferenciamos fundamentalmente de los animales, por nuestra capacidad de raciocinio, es decir por nuestra virtud de entendimiento, de poder interpretar las demás verdades y precisar un cierto cambio o movimiento intelectual, que se fundamenta en la razón y nos permite transitar desde el conocimiento, hacia una verdad mediata, pasando de lo conocido a lo desconocido, para lograr nuestro propio razonamiento ante las interpretaciones del entorno.

Según, un estudio español publicado por “Hoy Science”, la capacidad de raciocinio esta en los seres humanos desde la infancia, “los niños de 12 meses adoptan un comportamiento preciso y racional, denominado racionamiento puro, permitiéndoles extraer información exacta y necesaria para realizar predicciones optimas, pese a que a situación en la que se encuentren cambie de manera repentina”.  La investigación se centra en profundizar en el origen del pensamiento racional y como el ser humano es capaz de interpretar las ideas sobre eventos futuros, desde la niñez.

Ciertamente, el poder del pensamiento es inimaginable, fortaleza que vamos desarrollando los seres humanos desde la infancia, hasta cualquier edad de nuestras vidas, la capacidad creativa e intelectual, no tiene límites, según  Prentice Mulford, cada pensamiento es un ladrillo con el que construimos nuestro destino, para bien o para mal “cada vez que pensamos, elaboramos algo a partir de ingredientes invisibles, que contienen fuerzas que pueden beneficiarnos o dañarnos, dependiendo de los pensamientos que nosotros hemos trasmitido previamente”. Para Mulford, todo esfuerzo exitoso está en jamás pensar que algo es imposible. Nunca refutar a priori cualquier idea, por más loca que esta pueda parecer.

Partiendo de los argumentos anteriores, estoy convencido que los seres humanos, contamos con la fuerza más poderosa que puede existir, el poder del pensamiento, sin embargo ese poder puede ser utilizado para el bien o para el mal, para construir o destruir, para estancarnos o para avanzar, todo dependerá del uso que le demos al poder que nos fue concedido, en palabras de Mulford, “piensa sin cesar, estoy decidido, piensa sin tregua, adelante, no hacer otra cosa que pensar, no solo con el cerebro y el corazón, sino con cada movimiento, cada célula; esto acabará generando una fuerza que transportará cualquier idea a la realidad, con la misma seguridad que una grúa levanta su carga”.

La capacidad de desarrollar nuestras fuerzas mentales al máximo potencial, será posible cuando podamos reconocer que verdaderamente contamos con esa fuerza, cuando podamos valorarnos por lo que somos y por lo que podemos lograr, cuando rompamos las cadenas que nos atan al conformismo  y la mediocridad, cuando decidamos salir adelante por nuestro intelecto, nuestra capacidad creativa, nuestra habilidad para emprender e inventar ideas originales, producto de nuestra imaginación, de nuestros talentos, de ver la realidad de forma diferente, de pensar distinto.

He allí, la clave, cambiar la manera tradicional de ver las cosas, sintonizar el canal creativo que nos permita desarrollar el pensamiento innovador, no se trata de abstraerse, se trata de hacer las cosas de manera diferente, de reinventarse, de poner en practica nuestras habilidades, persiguiendo a través de la focalización lo que queremos conseguir, poniendo en práctica el pensamiento asertivo, confiando y trabajando cada día para alcanzar los objetivos, con tiempo, planificación, esfuerzo, persistencia y comportamiento positivo.

En la medida que tengamos la capacidad de confiar en nosotros mismos, de auto motivarnos, de aprender de nuestros errores y fracasos, de aceptar que el cambio es una constante y que podemos tomar las mejores opciones, a pesar de las dificultades que puedan presentarse, de desarrollar nuestro potencial de inteligencia y de habilidades físicas para ponerlas al servicio de nuestros seres queridos y de la humanidad; siempre tendremos la posibilidad de avanzar y de crear algo diferente, todo dependerá de saber apreciar la experiencia del camino más que llegar al destino.

Finalmente, el poder del pensamiento, requiere del coraje de comprometerse con uno mismo y persistir ante la dificultad, ser diferente no es fácil, pensar distinto mucho menos, allí radica el reto, bien lo decía Ralph Waldo Emerson, “Ser uno mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente es el mayor logro”.

@AlfonsoZulia|Politólogo|Abogado|dialogopublico@gmail.com

Icono Area Privada 170

¡SUSCRÍBETE! Que los hechos ocultos y la información clave no te tomen por sorpresa…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis