16 de Febrero de 2018

ALFONSO HERNÁNDEZ|La Veneztroika

Aristóteles describía la tragedia como un proceso homeopático, donde se liberan las pasiones mediante una vivencia efímera de sus efectos, la tragedia que atravesamos en Venezuela, recoge la síntesis de esas sabias palabras del filósofo de la antigua Grecia, tal como lo plantea Vidal Naquet en su obra El Espejo Roto, “la tragedia no ofrece soluciones, solo recrea nuestras imperfecciones”.

Nuestra realidad país, describe un régimen instaurado que ha demostrado su total incapacidad para llevarnos al progreso, al contrario nos encontramos estancados en la mediocridad del sub desarrollo, ni siquiera hemos entrado al Siglo XXI, el sistema político copiado de la Cuba Fidelista y la Unión Soviética (URSS) de Lenin y Stalin, hasta la llegada de Mijaíll Gorbachov quien comenzó a aplicar cambios significativos en la URSS con la “Perestroika”, ha fracasado.

Bien lo entendió Gorbachov, a inicios de 1985 quien intento modernizar la economía de la extinta URSS, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, tratando de hacer más participativo el Socialismo Soviético a través de las bases políticas de la reforma económica que sería conocida como “Perestroika”, tal como lo plantea en su obra: “Perestroika, no es un tratado científico ni un panfleto propagandístico (…) Más bien consiste en una colección de pensamientos y reflexiones acerca de la Perestroika, de los problemas que tenemos planteados, de la envergadura de los cambios necesarios y de la complejidad, responsabilidad y singularidad de nuestra época”.

Los soviéticos, lo entendieron en su momento, Gorbachov dio el primer paso, abrió las puertas del cambio para un país que se encontraba detenido en el tiempo, en comparación con las naciones de occidente, decidió llevar a la práctica las transformaciones  inmediatamente para sacar al país de la grave crisis económica e impulsar el desarrollo. Se enfocó en convertir el sistema de gestión centralizada en un sistema más descentralizado y adaptado al mercado moderno; se permitió una cierta autonomía local, y se desarrolló un programa especial para modernizar la industria de ingeniería y los modelos de gestión económicos, que habían sido descuidados; aprobó la liberalización económica, aprobando a las empresas tomar decisiones sin consultar a las autoridades y fomentando la empresa privada y las sociedades conjuntas con un número limitado de compañías extranjeras, impulsando así la inversión.

De igual forma, impulsó alternativas económicas, permitiendo la entrada de capital extranjero y acercándose cada vez más al capitalismo, introduciendo actividades económicas privadas, mediante la paulatina entrada de contratos individuales en fábricas y haciendas colectivas, llevando a cabo medidas, como la venta de un gran número de empresas estatales, reformas de la moneda y un nuevo sistema bancario, logrando más autonomía a la empresa, la mejora del rendimiento del trabajador y la calidad de los productos.

La “Perestroika”, en su primera etapa estuvo condicionada por una mayor cobertura a la prensa para referirse a los aspectos de la reforma, transparencia informativa, lo que se conoció como el “Glasnot”; en su segunda etapa estuvo dirigida a los cambios en el sistema político y el orden constitucional en la URSS. En este sentido se modificó el papel de los Soviets, de las estructuras de los órganos máximos del poder estatal, del sistema electoral y se delimitaron las funciones del Estado y del Partido. La “Perestroika”, modificó radicalmente el equilibrio mundial de fuerzas y también cambió la influencia política en el mundo de las grandes corrientes ideológicas que habían prevalecido hasta aquel entonces

Bien como lo plantea, Cruz Capote, Doctor en Ciencias Históricas de la Academia de Ciencias Sociales de Moscú,  “al igual que en la URSS, las serias desviaciones en la teoría y la práctica marxista-leninista de la construcción socialista, el surgimiento y aprobación de oposiciones políticas, francamente pro-occidentales y antisoviéticas, los grandes problemas de corrupción y enriquecimiento ilícito de altos dirigentes de los partidos y el gobierno, el divorcio cada vez más acentuado entre la dirección y el pueblo, la pérdida del prestigio de los comunistas y otras deficiencias, habían incubado las condiciones propicias para la destrucción socialista”. Esto es historia, el socialismo como modelo político y económico ha fracasado, en Venezuela es imperioso un Gorbachov, una Veneztroika.

 

@AlfonsoZulia|Politólogo|Abogado|dialogopublico@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis