9 de Noviembre de 2017

ALEXIS ANDARCIA|El volver al futuro de Pedro Estrada

“En Venezuela, nadie está pensando en política, sino en hacer dinero” declaraba Pedro Estrada Jefe de la Policía Política de Marcos Perez Jiménez, en 1956.

La cínica declaración de Pedro Estrada, obviamente es la del poder. Una oposición llevada a la clandestinidad, con líderes presos, exiliados, cuando no muertos. También, con dinero fresco por el crecimiento de la producción y de los precios del petróleo, por el conflicto del Sinaí, con el cual podía “ablandar” oposiciones.

La historia no se repite, pero los hombres sí. En fin, que las motivaciones humanas y sus necesidades siguen siendo, en general, las mismas. Incluso, con algunas variaciones, también sus argumentos del poder.

El régimen chavista ha perseguido, encarcelado, torturado, exiliado y matado. Igualmente, ha utilizado dinero del petróleo para “ablandar”. Su objetivo político de poder: eliminar una oposición contestaria y mantener una oposición de baja intensidad, con la cual puede convivir, manteniendo el poder.

En ese esquema se inscribe el sostenido ataque a Voluntad Popular y a otros dirigentes. No hay organización más golpeada, en los últimos años de actividad política en nuestro país, que VP. Su intención de desaparecerla es tan obvia como la mano que soba a otras.

Se podrá compartir o no los postulados y acciones de VP, pero un demócrata no debe hacer mutis, ante las recurrentes violaciones a los derechos políticos y humanos de los miembros de ése partido.

Esa política de exterminio, que comenzó con el encarcelamiento de Leopoldo López, ha venido siendo desarrollada sistemáticamente; hace unos meses con Angel Machado en el Zulia y actualmente, con Fredy Guevara, primer Vice presidente de la Asamblea Nacional. En franca violación de las facultades del parlamento, electo por los ciudadanos.

La avanzada totalitaria del régimen, dirige como parte de su ofensiva, un quiebre de la unidad opositora. Con posiciones encontradas en torno a la participación o no en los procesos convocados por el CNE. A la cual, ahora agregan, tener que someterse y reconocer una ANC, de oscura legitimidad.

Movimientos muy bien calculados desde el régimen, que urge tener una oposición a su medida. Una que legitime.

Allí están los casos de J.P.Guanipa en el Zulia y de los gobernadores andinos, electos por voluntad de los ciudadanos, aún con el fraude,  de alguna manera, aceptado por la oposición. Así sería el fraude que los resultados invierten las cifras de todas las encuestas.

Algunos analistas dicen que no hubo fraude sino abstención opositora; hecho poco sustentable pues se ganó en estados de mucha abstención y se perdió en otros de escasa abstención. El trabajo de Penzold es muy útil para identificar lo ocurrido. El uso y abuso del CNE en permitir los puntos rojos del carnet de la patria, los traslados y migración de centros, son un fraude a la democracia.

¿Por qué no enfocar la lucha por el adecentamiento del sistema electoral? ¿Por qué ser insistente en VOTAR pero no en el RESPETO DE LA DECISION DEL VOTO?

Queda otra conclusión: el chavismo es un fenómeno mayoritario en el país que, aún con la espeluznante crisis, vota en favor del régimen. Entonces, las encuestadoras y medidoras de opinión, son un fraude; la emigración un fenómeno sólo opositor y no de origen social, de oportunidades de vida. Difícil sustentarlo.

¿Rememorará AD su pasado histórico, en el espejo de VP? ¿Simulará UNT? ¿Se definirá PJ?

La diferencia que observo entre el escenario actual y aquel de 1956, es que no parecen ser suficientes el VALOR DEMOCRACIA y LIBERTAD, para motivar a las mayorías.

Puede que el régimen haya logrado quebrar la atracción de dichos valores de redención y trascendencia humana, a través de la sujeción y reducción del venezolano a las necesidades básicas. Pasar el tiempo buscando que comer, no deja espacio para “pensar en política.

Pero, si es así para el común ¿Qué pasa con el dirigente político?

“Nadie está pensando en política, sino en hacer dinero…y mantener sus pequeños espacios” podría decir Padrino López.

Los acuerdos de la oposición, a mi entender, deben ir mas allá de acordarse electoralmente. Hoy, está planteado en dos platos: accionar, en convivencia con el régimen o no. Convivencia no es traicionar, es aceptar sus reglas y ser permisivo con ciertas violaciones de las normas y reglas constitucionales; es lo que yo llamo “oposición de baja intensidad”. La otra, confrontar al régimen; lo cual no es “tomar las armas” sino EXIGIR APEGO A LA CONSTITUCION; en consecuencia, un CNE confiable.

La unidad de lucha opositora, por ahora, choca con intereses distintos, de partidos y personas; en algunos casos, dueños de “tarjetas”; vacías de gente y propuestas, pero con esa visión utility, de pronto pago. Los intereses de la nación y los ciudadanos, son un trámite discursivo.

Volviendo a la historia… Todo parecía estable. La dictadura organizó y ganó fraudulentamente el plebiscito en 1957. Un año después, caía.

 

Periodista

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis