7 de Julio de 2016

ALEXIS ANDARCIA|El Chavismo no existe

Si por chavismo se entiende la admiración, adoración o militancia con respecto a la figura de un hombre, para el caso Hugo Chávez, parecido a la fans de una figura artística o deportista…precede llamarse “chavista”; pero, si de lo que se trata es de construir una teoría política-ideológica, con una visión del mundo, identificada con la autoría “chavismo”, esto no tiene sustentación alguna.

Es decir, existen los “chavistas”, pero no el “chavismo”.

¿Qué se desarrolla, entonces, en Venezuela? La hegemonía del sector militar en un gobierno que se trastocó en régimen, debido al uso del fallecido presidente Hugo Chávez, de las Fuerzas Armadas como puntal para mantenerse en el poder; esto es, la conversión del sector militar en partido. En realidad, el verdadero partido de gobierno no es el PSUV, sino los militares.

Para entonces, esa inclinación de la hegemonía, sólo se manifestaba en el discurso y las formas de organización; “Unidades de batalla”…”Comando estratégico”…”soldados de la patria” del partido oficial; términos militares desplazados hacia el campo civil, para ejecutar funciones y actividades propias de la civilidad.

¿Qué es el “chavismo”? Un acumulado de frustraciones y carencias del venezolano, explotadas por un grupo de políticos civiles y militares, para hacerse del poder, usufructuar los dineros públicos, con el fin de enriquecerse.

Su discurso. Una conjunción de consignas de la izquierda más atrasada, con elementos simbólicos del folclore venezolano, siglo XIX; por cierto, muy parecido a las formas utilizadas por Fidel Castro, en la revolución cubana.

Dada la falta de formación para resolver los asuntos civiles, fuera de la dicotomía AMIGO-ENEMIGO, el militarismo arropa cada vez más las instancias de decisiones, con el consecuente modo de recurrir a la violación de los derechos humanos, políticos y civiles; de allí, los aberrantes actos de desnudar a los adversarios para reducir su integridad y centralidad más íntima: su cuerpo; tal como lo hicieran los nazis y los mismos sandinistas en Nicaragua.

Nicolás Maduro presenta la situación de ser un presidente civil, sin poder. Una especie de testaferro de una casta militar corrupta, que le garantiza mantenerse allí, como un figurón; sólo para enviar señales de modernidad y establecimiento democrático. Nada más.

Algunos afectos al régimen, golpeados por la crisis, recurren a la frase “Soy chavista no madurista”, en un intento por distanciarse del fracaso; una contradicción, pues Hugo Chávez fue el arquitecto de éste desastre y Maduro un accidente.

 

Periodista|alexisandarcia@hotmail.com

Icono Area Privada 170

¡SUSCRÍBETE!En estos tiempos de gran incertidumbre, la información clave es poder…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis